...y mientras tanto

Markus Thompson se encontraba buceando en el puerto de la ciudad canadiense de Deep Bay. Este fotógrafo realizaba trabajos por encargo, y en esta ocasión le había tocado sumergirse. Mientras se encontraba bajo el agua, algo llamó la atención en el fondo del muelle: había una cámara de fotos entre las rocas. Decidido, fue a por ella y la sacó del agua.

Era obvio que la cámara llevaba ya tiempo bajo el agua ya que estaba totalmente corroída. Sin embargo, Thompson acertó a extraer de la Canon EOS 1000D la tarjeta SD y para su sorpresa, tras limpiarla, comprobó que podía leer su contenido en el ordenador. Encontró fotos familiares y por la fecha de la última de ellas, tomada en agosto de 2010, dedujo que la cámara había estado bajo el agua durante más de un año. Lo crean o no, nuestro protagonista tardó menos de un día en…

Ver la entrada original 780 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s